viernes, 8 de julio de 2011

Un símbolo del “Taladro”,Garrafa Sánchez

José Luis Sánchez, “Garrafa”, futbolista argentino, falleció el 8 de enero de 2006 luego de que se accidentara con su moto mientras hacía acrobacias. Era un jugador que se caracterizaba por tener un gran dominio de la pelota y una pegada formidable. Tenía muchos conocimientos del baby fútbol y eso lo hacía salir de jugadas en donde tenía poco espacio o en las que debía jugar rápidamente.

Sánchez nació el 26 de mayo de 1974 en Laferrere, Buenos Aires, de chico trabajaba con su papá que era vendedor de garrafas y de ahí heredó el apodo de su padre. Debutó como futbolista profesional en 1993 en Deportivo Laferrere en un partido que su equipo jugó contra su clásico rival del ascenso, Nueva Chicago. Su primer gol lo marcó en el encuentro en que Laferrere enfrentó a Colón de Santa Fé y cayó por 6 a 1. El arquero del equipo santafesino era Jorge Vivaldo.

En 1996 tuvo la oportunidad de jugar en Boca, en ese momento dirigido por Carlos Bilardo, pero su pasión por el motociclismo hizo que la dirigencia lo descartara ante una posible compra. También estuvo cerca de integrar el equipo de River pero las negociaciones por su pase no prosperaron.

En la temporada 97/98 fue transferido a El Porvenir, donde logró el ascenso a la Primera B Nacional. Ese mismo año, “El Porve” integró el octogonal clasificatorio para el ascenso a la Primera División, pero quedó eliminado en semifinales en manos de Juventud Antoniana.

En el 99 lo compró Bella Vista de Uruguay, allí jugó una temporada y su equipo se clasificó a la Copa Libertadores 2000, pero no la pudo disputar ya que regresó a Argentina porque su padre padecía una enfermedad.

Tras 7 meses de inactividad, “Garrafa” volvió a las canchas en el 2001 jugando para Banfield y ese año “El Taladro” ascendió a primera división, superando a Quilmes en la Promoción. Aunque su máximo logro deportivo fue llegar hasta los cuartos de final de la Copa Libertadores 2004, en la que su equipo perdió con River.

Finalmente, en el 2005 regresó a Deportivo Laferrere, donde jugó hasta principios de 2006, fecha en la que se produjo su deceso. “Garrafa” tiene un total de 261 partidos jugados y marcó 70 goles.

Su muerte en los medios

Clarín en el sector de deportes de su web publicó: Garrafa Sánchez no pudo escaparle a la muerte.

Estaba internado como consecuencia de las heridas sufridas el viernes pasado en un accidente de moto. Su estado fue gravísimo en todo momento, según aclararon los médicos. Era un muchacho muy querido en el mundo del fútbol.

Mientras que La Nación informó: Falleció José Luis Garrafa Sánchez.

El futbolista de Deportivo Laferrère, que sufrió un accidente con una moto, estaba internado con una fractura de cráneo. El futbolista José Luis Sánchez, de Deportivo Laferrère, falleció hoy en la clínica Mariano Moreno, en el oeste del Gran Buenos Aires. El futbolista estaba afectado por un cuadro de "muerte cerebral irreversible".

Un hincha le dedicó una canción llamada:

"Dios precisaba un diez" - Letra y música, Martín Alvarado

La pelota está llorando desconsolada,
Le chusmearon que el "Garrafa" no juega mas
Justamente el celestino de su romance
El que la bajó del aire y el verde césped le hizo besar.

Parece que Dios, "bombero", vistió de negro
Y en una infracción al cuete, sin mas ni más
Hizo al aire la roja vehementemente
Y nos dejó sin la magia conque tu estrella supo alumbrar

No se va, el "loco" no se va
Gritan la villa y el barrio sur rezando por un milagro mas
No se va, "Garrafa" no se va
Una gambeta a la perra muerte espera ansiosa la popular.

Estribillo:
Dios precisaba un diez
Precisaba un diez bien desfachatado
Dios precisaba un diez
Y te llevó a vos a jugar con él.

Con vos te llevas la risa de la redonda
Y tu linda sana locura que hizo vibrar
A los corazones de todas las tribunas
y quedan los pataduras que a la alegría le hacen un foul.

Decime que es una broma lo de tu muerte
una de tus tretas para desconcertar
Mirá que se va con vos un cacho de mi alma
Mentime si es que te fuiste y que ya nunca has de regresar.

Estribillo:
Dios precisaba un diez
Precisaba un diez bien desfachatado
Dios precisaba un diez
Y te llevó a vos a jugar con él
Dios precisaba un diez
Para ilusionar a los despojados
Dios precisaba un diez
Precisaba un diez...
...Pero yo también.


Facundo Gionto




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada